Asalto y Toma de Pisagua
SUBRAYADO 620

 

 

 

El Comandante en Jefe aliado era el General don Juan Buendía, que había  llegado a Pisagua el 1 de noviembre de 1879, para inaugurar un Fuerte. El ejército peruano y boliviano en Pisagua, tenían una fuerzas de 1469 soldados, de los cuales 964 eran bolivianos de los batallones Victoria e Independencia y el resto peruanos.

El Comandante General y Jefe Político de Pisagua, el 2 de noviembre, era el Teniente Coronel don Isaac Recabarren y del puerto, era el Capitán de Navío don Manuel Becerra. El fuerte del Norte estaba armado con un cañón Parrott de 100 libras, al mando del Capitán de Fragata don Ignacio Suárez.  El fuerte del Sur estaba armado con otro cañón Parrott de 100 libras, al mando del Teniente Coronel don Manuel Saavedra. El contingente boliviano pertenecía a la 3º División, que se encontraba al mando del  General don Pedro Villamil.

Las fuerzas chilenas, en lo naval se organizaban a base del blindado Cochrane y los cruceros Amazonas y Loa, el vapor Abtao, la cañonera Magallanes, la goleta Covadonga y la corbeta O’Higgins, más 16 transportes que llevaban en total 10.520 soldados, además de caballos, mulas, artillería y bagajes.

Comandante del Ejército Expedicionario era el General Erasmo Escala Arriagada, quien era acompañado por el delegado del Presidente, como Ministro en Campaña, Rafael Sotomayor Baeza. La flota, compuesta por los buques de guerra y transportes, se presentó frente al puerto de Pisagua a las 6 A.M. del día domingo 2 de noviembre, ya que debido al efecto de las corrientes, al amanecer, se encontraba 14 millas al norte de Pisagua, malográndose así la sorpresa.

Divisiones

Mando

Medios

Misión

Fuerza

1ra

Coronel Martiniano Urriola

Regto. 3° de Línea.
Batallón    Navales
Batallón Valparaíso
Artillería de Montaña

Desembarco en Junín, conquistar altura, atacar para sorprender por la retaguardia a las tropas aliadas de Pisagua.

2175

2da

Teniente Coronel
José Luis Ortiz

Regto. 1° de Línea
Batallón Atacama
Artillería de Montaña

Desembarco en Pisagua en la primera oleada.

1940

3ra

Teniente Coronel
Domingo Amunátegui

Regto. 4° de Línea y 2° de Línea (560 hombres)

Desembarco en Pisagua

1460

4ta

Teniente Coronel
Domingo de Toro Herrera

Regto. Chacabuco
Batallón Coquimbo
2° de Línea (450 hombres)

Desembarco en Pisagua

1550

Especial

Teniente Coronel
Ricardo Santa Cruz

 3ª Brigada de Zapadores

Accionar en donde se requiera

400

Otras Fuerzas

Teniente Coronel
José Vidaurre

Regimiento Artillería de Marina
Artillería y Caballería

Reserva general

2175

La flotilla de desembarco estaba constituida a base de botes y embarcaciones construidas especialmente para ello, a las órdenes del Capitán de Navío Enrique Simpson Baeza.

Las fuerzas aliadas se encontraban organizadas defensivamente en las casas del puerto y en posiciones construidas sobre la base de la línea del ferrocarril.  Su fuerza estaba conformada por los Batallones bolivianos “Victoria” N°1 e “Independencia” N°3, Regimiento de Artillería, Columna Naval, Guardia Civil de Arequipa y Gendarmes Nacionales de Pisagua, apoyados por dos fuertes de artillería situados uno en Punta Pisagua, al norte de la bahía (Fuerte Norte) y el otro en el sector sur de la población, en Punta Pichalo (Fuerte Sur), con un cañón Parrott de 100 libras cada uno. El total de la fuerza aliada, entre peruanos y bolivianos, sumaba 1.469 hombres al mando del Coronel peruano Isaac Recabarren Flores.

El ataque comenzó a las 06:00, con el bombardeo realizado por los buques de guerra de la escuadra; la Covadonga y Magallanes del Fuerte Norte y el Cochrane y O’Higgins del Fuerte. 

El primer bote que tocó la playa pertenecía al Loa y lo mandaba el Teniente 2° de marina, don José Amador Barrientos, junto con el saltó a la playa el marinero de la O'Higgins, Cayetano Villarroel. Los quince primeros atacameños que desembarcaron con el Teniente de Marina Barrientos, corrieron hacia el morro rocalloso junto a Playa Blanca e izaron en su cima la bandera del bote que millares de balas enemigas saludaban sin abatir. 

Las dos Compañías del “Atacama” quedaron amarradas al terreno en la cabeza de playa, por la acción del fuego enemigo y la Compañía de “Zapadores” avanzó hacia el poblado desalojando a los soldados bolivianos que se habían atrincherado en la casa de la Compañía de Salitre.

Todo el asalto a las posiciones de la pendiente fue apoyado por los buques de la Armada, que tuvieron que hacer un cambio de posición para apoyar con sus fuegos las evoluciones de las tropas de ejército. Después de cuatro horas  y media  de rudo combate, las tropas chilenas dominaban el Alto Hospicio de Pisagua.

A partir de las 12:00 hrs. desembarcaron en completo orden el resto de las fuerzas, la artillería, el ganado y los bagajes, ayudados por los medios que previamente se habían construido para estos fines, como balsas, pontones, puentes y pescantes.

El desembarco en la Caleta de Junín, ejecutado por la 1ª División al mando del Coronel Urriola, fue más lento de lo previsto y sin resistencia.  Se inició a las 09:00 y alcanzó la cumbre cerca de las 18:00. Posteriormente, durante su desplazamiento hacia el norte, se perdieron en la pampa debido a la camanchaca, por lo que llegaron a Alto Hospicio de Piragua, en la mañana del 3 de noviembre.

La captura del puerto de Pisagua permitió a Chile cumplir su objetivo de introducir una cuña entre las fuerzas aliadas del Ejército del Sur, ubicadas entre Tacna e Iquique, obtener una importante base para continuar sus operaciones posteriores y, las más significativas, la captura del agua y el ferrocarril que le darían una notable ventaja sobre sus adversarios.

El General peruano Juan Domingo Buendía y Noriega, que por casualidad se hallaba en Pisagua inaugurando un nuevo fuerte que no se alcanzó a utilizar, se retiró en dirección a Agua Santa con el resto de las tropas que se salvaron de la acción de Pisagua y ordenó que se concentraran todas las tropas aliadas que se encontraban en la provincia, en Pozo Almonte, dejando en Iquique a la V División peruana, al mando del Coronel José Miguel de los Ríos.

A mediodía la victoria estaba asegurada en todas partes, la línea de resistencia había sido rota. El Ejército de Chile era el vencedor. Las bajas según los partes oficiales en el Ejército ascendieron a 210 y en la Marina a 27; siendo de ellas, 66 el total de los muertos y 169 el de los heridos; lo que suma un  total general de 237. Las bajas aliadas son difíciles de determinar.  Una gran cantidad de cadáveres fueron sepultados al día siguiente, estimándose que los muertos ascendieron a 348 bolivianos  y 40 peruanos.

En recuerdo a esta heroica gesta, donde se destacó el magnífico comportamiento de la Brigada Zapadores, se instituyó el Día del Arma de Ingenieros.


- Correspondencia  de Documentos oficiales de la  campaña de Tarapacá, Archivo Histórico Militar, DHM.


- Ibid


- “Boletín de la Guerra del Pacífico 1879-1881”. Editorial Andrés Bello. Edición de Junio de 1979.

 

 

Escuadra chilena en la bahía de Pisagua. Álbum Gráfico de la Guerra del Pacífico de Bisama Cuevas.

Desembarco de Pisagua. Revista Zig-Zag.1907

Batería sur de Pisagua, tomada por las tropas chilenas. Álbum Gráfico de la Guerra del Pacífico de Bisama Cuevas.

Subteniente Rafael Torreblanca Doralea. Álbum de la gloria de Benjamin Vicuña Mackenna.