Subteniente Julio Montt Salamanca

El domingo 29 de septiembre de 1861, el hogar de don Manuel Montt Goyenechea y doña Leonarda Salamanca, recibía alborozado el nacimiento de un hermoso par de gemelos: Julio y César.

El desarrollo de Julio no le sería fácil. Una persistente dolencia a la garganta lo tendría varias veces a las puertas de la muerte, pero siempre la superó bajo los tiernos cuidados de su madre.

Ingresó al Regimiento CURICO. Allí, vistió el uniforme glorioso del Ejército. En la citada unidad, fue compañero de Luis Cruz Martínez. Así, desde un comienzo, el destino escogió a estos dos jóvenes, para que, juntos, hicieran la campaña de Lima en las filas del CURICO y luego en el CHACABUCO, donde se cubrirían de laureles.

De esta manera, Julio Montt partió en 1880 de Casablanca para acantonarse en San Bernardo, lugar donde se organizó e instruyó el Regimiento curicano.

Los familiares y amigos del "frágil" muchacho dudaban del papel que haría "el niño" en la guerra. Ni siquiera llegaron a creer que pudiese partir al norte, luego de la intensa instrucción y severo régimen de vida castrense.

El 22 de diciembre de 1880, el Ejército chileno empezó a desembarcar en Curayaco, inlciándose así la Campaña de Lima.

En la 2ª Brigada de Infantería de la II División, estaba encuadrado el Regimiento CURICO, al mando del Comandante Joaquín Cortés. En esta unidad, en la Compañía del Capitán Daniel Polloni, encontramos al Soldado Julio Montt.

Fue en aquellos últimos días del año 1880, el 27 y 28 de diciembre, cuando el joven Montt, con sus 19 años, recibió su bautismo de fuego. Habiendo informado una patrulla de exploración del CURICO que se aproximaba hacia el valle de Lurín un Regimiento de Caballería peruano arreando una recua de vacunos. se ordenó que el Regimiento CURICO tomara posiciones en el terreno adecuado para sorprender y batir al adversario.

El Soldado Montt evidenció en su bautismo de fuego un valor superior como combatiente y una vitalidad soprendentemente recia.

Como un cabal reconocimiento a los méritos guerreros y preparación superior de Julio Montt, fue ascendido a Subteniente, grado con el que figura en el Regimiento CURICO, antes de la Batalla de Chorrillos o de San Juan, como la denominan en el Perú.

Al despertar el día 13 de enero de 1881, el campo de batalla de Chorrillos se hallaba cubierto por la camanchaca, lo cual favorecía la aproximación de las fuerzas chilenas, aunque al mismo tiempo dificultaba la orientación de las mismas en procura de sus objetivos.

Se había comenzado la batalla decisiva que terminaría con la captura de Lima. Cinco interminables horas de feroz lucha contra las inexpugnables posiciones fortificadas peruanas y la enorme voluntad de resistencia de sus defensores.

Luego de conquistada la capital, se iniciaría la Campaña de la Sierra. Era necesario terminar con la porfiada resistencia de las guerrillas peruanas que se desplazaban impunemente -habituadas al medio, ambiente- por las intrincadas serranías del país.

A comienzos del mes de julio de 1882, el Subteniente Julio Montt, que prestaba ahora sus servicios en el Batallón CHACABUCO 6º de Línea, en la 4ª Compañía, permanecía en un antiguo pueblo reponiéndose de una enfermedad infecciosa que había adquirido en las mórbidas breñas.

Aquella villa, fundada por los incas, y descubierta un 8 de diciembre (día de la Inmaculada Concepción) por Hernán Pizarro, estaba destinada a convertirse en el altar sacro de setenta y siete héroes.

Julio Montt, el más antiguo de los tres Subtenientes que permanecían en la 4ª Compañía del CHACABUCO, destacada en La Concepción.

Después de caídos los oficiales que le antecedían en grado el Subteniente Montt tomó el mando en aquella Batalla. Sin embargo su mando fue no duró mucho, en la puerta del cuartel cayó para siempre, con las primeras horas del lunes 10.

El cuerpo del Subteniente Julio Montt fue encontrado en una habitación interior de la casa del cura del pueblo, que sirviera de cuartel. Estaba junto con otros 17 despojos, posiblemente llevados allí por sus compañeros que aún sobrevivían.

Bibliografía
EDGARDO ANDRADE MARCHANT, "Combate de La Concepción, 9 y 10 de julio de 1882", Santiago, Relaciones Públicas del Ejército.
ARCHIVO PARROQUIAL De Valparaíso. Libro de Bautismos.
ANTONIO BORQUEZ SOLAR, "Heroísmo inaudito". Zig-Zag. Santiago, 1913.
CARLOS FERNANDEZ, "Allá en La Concepción". En Memoria del Ejército de Chile. 1933.
SERGIO E LOPEZ RUBIO. " Supremo deber... " En Revista del Suboficial, 1965.
PEDRO MUÑOZ FELIU, El Combate de La Concepción (9 -10 de Julio de 1882). Relato en Las Fuerzas Armadas de Chile. Atenas. Imprenta Universitaria, 1928.
VICUÑA MACKENNA, BENJAMIN Album de la Gloria de Chile. Homenaje al Ejército y Armada de Chile en la memoria de sus mas ilustres marinos y soldados muertos por la Patria en la Guerra del Pacífico, 1879-1883. Santiago, Imprenta Cervantes, 1883.