SUBRAYADO 700

El Ejército tiene el orgullo de ser una de las instituciones que celebra junto a Chile, 204 años de vida republicana, durante los cuales, siempre ha estado presente en todos los grandes hitos de su trayectoria, política, económica y social, y con la certeza que en el presente y en el futuro, las nuevas generaciones de hombres y mujeres que componen sus filas, seguirán comprometidas con la seguridad, defensa, la paz y el bienestar de la Patria.

Esta trayectoria, se ha visto reflejada en el permanente aporte de la institución al desarrollo del país a lo largo de la historia, contribuyendo de esta forma, al genuino espíritu de nacionalidad.

Cabe recordar que, este compromiso histórico es aún más antiguo, pues se origina en las primeras manifestaciones de conformación de un Ejército nacional, en 1603, cuando nace por una Real Cédula, el primer Ejército del Reino de Chile.

 

 

 

 

 

 

 

Primer Ejército Nacional

Este Ejército permanente del Reino de Chile fue objeto de una organización mejorada por constantes ordenanzas y reformas de acuerdo a las necesidades del país y sirvió de base para la composición del primer Ejército Nacional, creado por orden de la Primera Junta Nacional de Gobierno el 2 de diciembre de 1810.

El primer Ejército nacional se batió por la independencia y soberanía de la Nación y, a pesar de sus limitaciones de todo orden, lo hizo bizarramente en los campos de batalla.

En esta época se destacan las figuras señeras de José Miguel Carrera y Bernardo O'Higgins. Como gobernante de Chile entre 1812 y 1814, Carrera tiene el mérito de haber sido el primero en impulsar a Chile hacia el logro de su libertad.

El Ejército de la Independencia fue dejando un camino de grandes y pequeños triunfos. Sus integrantes lucharon con valentía en Yerbas Buenas, San Carlos, Quechereguas, Chacabuco, los Llanos de Maipo, etc.

Luego de las victorias de Chacabuco y Maipo, fue el Libertador Capitán General Bernardo O'Higgins Riquelme quien consolidó la Independencia, gobernando el país desde 1817 a 1823.

 

Sus obras más importantes en lo institucional fueron:

La creación de la Escuela Militar, a través de la cual fue posible sembrar una doctrina militar uniforme. Desde allí se propagó el orden y el estricto cumplimiento de los deberes ciudadanos en todo el territorio.
Creó la Escuadra Nacional, llamada a cautelar la hegemonía de Chile en el Océano Pacífico.
Organizó la Expedición Libertadora del Perú, bajo bandera chilena, financiada totalmente por nuestro país y con tropas constituidas en un 86% por fuerzas nacionales (4.000 hombres) y en un 14% por tropas argentinas (600 hombres). que estuvo al mando del General José de San Martín.