“La corrupción ha sido de unos pocos, pero puede afectar a la seguridad y la defensa nacional”

Ad portas de la Parada Militar, la autoridad castrense anuncia una serie de medidas para prevenir el delito, como por ejemplo un canal de denuncia anónima, uso de inteligencia artificial para mejorar sistemas y revisión de reglamentos. “Si me pregunta si previamente a ser comandante en jefe imaginé una cosa como esta, no. No pensé que iba a vivir lo que estoy viviendo”, dijo. 

Hace exactamente un año, el general Ricardo Martínez, comandante en jefe del Ejército desde los últimos meses de Bachelet, daba su primera entrevista tras asumir el cargo. Estaba en Peldehue, en tenida de combate, y hablaba de sus planes.

Doce meses después, el general reconoce que ha vivido un período difícil. Desde septiembre del año pasado hasta ahora ha debido enfrentar varios casos que han mantenido al Ejército en el foco público: la investigación sobre irregularidades en el pago de viáticos y pasajes, el mal uso de gastos reservados, las escuchas telefónicas a ex oficiales y un periodista, además de las filtraciones de un audio el año pasado donde hablaba a algunos oficiales y la polémica salida del coronel Germán Villarroel, director de la Escuela Militar, tras un discurso del hijo del coronel Miguel Krassnoff.

¿Esta será la Parada Militar más amarga que recuerde el Ejército en democracia, general?

Martínez, militar desde 1976, boina negra, sentado en una silla de madera que tiene tallada en la cabecera las palabras “Ejército de Chile”, responde: No. El Ejército basa su fortaleza en el componente humano. Es una organización que no es perfecta, compuesta por seres humanos que tienen fortalezas y debilidades. Es una situación delicada lo que hemos vivido, pero tengo plena confianza en que vamos a salir adelante, como lo estamos haciendo.

¿Ha sido un annus horribilis? Si me pregunta si previamente a ser comandante en jefe imaginé una cosa como esta, no. No pensé que iba a vivir lo que estoy viviendo, pero al final del día tengo la convicción de que la institución prepara a los oficiales y a los suboficiales para enfrentar grandes desafíos como los de hoy.

El año pasado le filtraron un discurso privado. Eso se leyó como que había un grupo dentro del Ejército, de oficiales y exoficiales, cercanos a Pinochet o a la gente de Punta Peuco, que es una oposición interna a usted.

Nunca he hecho eco de ese tipo de cosas, porque soy un convencido de que todas las personas que nos rodean tienen una opinión, mejor, intermedia, o no tan buena como uno quisiera. Y la figura del comandante en jefe produce muchas expectativas, y yo he tenido una cierta manera de mandar que ha sido bastante exigente. Probablemente eso también en cierta manera responde un poco. Pero con la exigencia también acompaño el ser una persona que es empática.

¿O le ha levantado más conflicto interno la forma de enfrentar las acusaciones por las irregularidades de pasajes? El año pasado, cuando se producen los hechos de los pasajes, estamos hablando de mediados de octubre hacia adelante, teníamos cartillas, reglamentos de hace más de 40 años.  Nadie puso en discusión esas cartillas. Lo que tuvimos fue un informe interno de una organización del Ejército que establecía que era un derecho (informe firmado por el general Alejandro Villagra). Dentro de este período se produce la salida de John Griffiths (en ese entonces el número dos de la institución), tres semanas después, la junta de ascensos (cuando pasaron a retiro 22 generales), sino me equivoco fue entre el 8 y 9 de noviembre, y recién en diciembre tenemos un informe en derecho de Jean Pierre Matus, que como todos sabemos es un reconocido abogado.

Después de leer el informe de Matus, ¿diría que esa situación del pago en exceso se ajusta a la legalidad?, ¿o es irregular?  Matus hace este informe y nos dice brevemente: no es un derecho, aquí están equivocados. Pero esto es posible que sea una justa causa de error, lo que ha implicado es que personal militar ha seguido las instrucciones de una organización del Ejército. Nos dice: esto no es un delito, pero es una falta administrativa si es que acaso se cumplen ciertos requisitos. El Ejército hizo una investigación interna y en mayo se indica que, a juicio nuestro, aquellos que habían seguido las instrucciones de Pasajes y Fletes no tenían responsabilidad. Pero llamábamos, por el honor militar, a que se hicieran los reintegros en aquellos oficiales y suboficiales que tuvieran un descalce con respecto a lo que habían recibido y lo que habían gastado. Hoy existe más de una treintena de reingresos y más de 41 mil dólares que se han hecho en esta cuenta corriente del Banco Estado. Eso denota que el llamado del comandante en jefe ha sido escuchado y espero que esto siga siendo parte de una conducta.

¿Cree que, más allá del contexto, hubo gente que se aprovechó de esta norma?  No puedo referirme a hipotéticas situaciones, porque las desconozco. Lo que sí puedo decir es que si la gente viajó bajo las circunstancias que estamos diciendo, siguiendo las instrucciones de Pasajes y Fletes, a nuestro juicio no tienen responsabilidad.

¿En todo su tiempo de general no le llamaba la atención el sistema?  No, si hace 40 años que se está utilizando... Si estás en tu diario y hay una organización que ve pasajes y fletes, y vas a esa organización, ¿ dudas de las instrucciones de esa organización? Yo creo que no. Lo que pasa es que los análisis cuando se hacen postson distintos, y me atrevo a decir que injustos también.

Entonces, ¿se justificaba la salida de más de 20 generales?  No es bueno analizar las cosas del pasado con los antecedentes que tengo hoy.

Para el Ejército es algo histórico.  Fue una situación delicada... la salida de 22 generales fue una situación delicada. Una situación para mí que fue, en lo afectivo, muy importante, muy dura. Porque vimos partir a estupendos generales, a estupendos oficiales, muy comprometidos, gente que uno conoce de toda la vida.

¿Esto debilitó al Ejercito? Porque la salida de ese número de generales implica perder experiencia. La salida de una cantidad de generales, que prácticamente es el 50% de ellos, por supuesto que fue una situación delicada para el Ejército. Los generales del alto mando de este año han tomado cada uno de los puestos con gran responsabilidad.

¿Cómo fue para usted la salida del general Villagra? Él había asumido hace poco. Cuando fue el cambio del alto mando se había hecho una revisión de si había generales o coroneles involucrados por los pasajes.  Al general Villagra lo conozco de hace tiempo, es una gran persona y un gran profesional, y no quisiera dar ninguna opinión con respecto a eso, porque él está en un proceso pendiente y tendrá que hacer frente a lo que la justicia le va a demandar.

¿Pero no se debieron analizar todos los antecedentes antes de la conformación de ese alto mando? Al parecer, no es el único general que estaría en esa situación.  No me puedo hacer cargo de los rumores ni de lo que algunos puedan decir con respecto a que no sería el único.

¿Y por qué no se le dio el mismo tratamiento al general Griffith, quien dejó su cargo el mismo día que fue encausado; que al general Villagra, que renunció meses después de ser procesado?  Lo que pasa es que las situaciones se van enmarcando dentro de lo que uno va viviendo. Él fue quien presentó su retiro ante la situación que finalmente tuvo que enfrentar. Por lo tanto, no es comparable la situación que vivió John Griffiths con la que vivió Alejandro Villagra. Son momentos distintos. Situaciones con informaciones distintas. Una se produjo en el mes de octubre y la otra, en agosto de este año, un año después.

Entonces, si hubiera estado el informe Matus antes de la salida del general Griffiths, ¿su situación habría sido distinta?  Es difícil hablar después que los hechos han ocurrido. No sabemos con claridad si la situación de cada uno de los que ha citado la justicia corresponde a la figura jurídica que indica Jean Pierre Matus, eso lo saben los involucrados y la ministra.

SALIDA DE GENERALES

¿Cómo están enfocando la elección del nuevo alto mando? ¿ Va a ser una salida acotada de generales? Se dice que vendría una nueva salida numerosa.  No me puedo hacer cargo de ningún rumor, tengo que ser responsable del cargo que tengo. No puedo adelantar absolutamente nada. Estamos en pleno proceso de gestión y evaluación, por lo tanto en eso no me puedo hacer cargo.

¿Cuál es el foco de este nuevo alto mando?  Una más eficiente gestión.

¿Le preocupa que el tema pueda seguir escalando?  Uno siempre está con la preocupación de gestionar de mejor manera el Ejército. Cuando una organización pueda estar sometida a eso, claro que uno tiene preocupación. Tengo plena confianza en que no será así. Y que las situaciones que se están investigando son hechos que en su mayoría son del pasado.

¿Por lo mismo entonces siguen en servicio activo oficiales investigados y con procesos pendientes?  Lo que pasa es que los militares que estamos en la justicia militar estamos con el procedimiento penal antiguo. Y existe una dinámica que es totalmente distinta a la de gran parte de los chilenos.

¿Es arbitrario que le apliquen esa justicia hoy?  El Ejército apoya estudiarlo que debe quedar radicado finalmente en la justicia militar y delitos que hoy se ven en esa jurisdicción pasen a la civil.

FUENTE-ALBA Y OVIEDO

Usted, como general, ¿cómo tomó la situación que se reveló de uso de gastos reservados de los generales Fuente-Alba y Oviedo? El tema de los mayordomos, los regalos...  Como comandante en jefe activo no me puedo referir a situaciones que están siendo investigadas por la justicia.

Igual generan un efecto interno...  Por supuesto. Yo lo planteo de la siguiente manera: cuando hay un cabo, un capitán, coronel, general, que son requeridos por la justicia, afecta al Ejército. Obviamente que con mayor razón cuando se trata de los dos últimos ex comandantes en jefe. Pero en cada situación, cada persona debe hacerse responsable de las decisiones que tomó, de las órdenes que dio, porque es tremendamente injusto que por diez personas, veinte o cincuenta, uno pueda decir que es el Ejército.

En lo personal, ¿le llamaba la atención el estilo de vida del general Fuente-Alba?  Yo estaba en un cargo que mi jefe en ese entonces era otro general, por lo tanto mayor contacto no tenía. Y aunque lo hubiese tenido, ¿cómo voy a tener una opinión más allá de lo profesional?

¿Pero nunca se cuestionó la forma de viaje?  No, porque son comisiones de servicio. Cada uno hace su trabajo, yo hacía el mío. Yo he vivido la vida militar y puedo responder de mi existencia, de mi forma de enfrentar las cosas.

¿Sintió decepción, en lo personal, por el tema de cómo se usaban esos gastos?  Todo lo que se ha conocido es por la prensa. No sé si efectivamente lo que ha aparecido son las declaraciones o no. Al final del día, yo como un ciudadano más voy aestar plenamente dispuesto a escuchar los fallos de la justicia y, obviamente, a entender que si es así y se dictaminó así, bueno...

MEDIDAS ANTICORRUPCIÓN

¿Qué medidas está tomando para que no se repitan los hechos de corrupción como los que están siendo indagados? Quiero hacer un paréntesis. Primero, la corrupción ha sido de unos pocos; pero también tengo que decir que aunque sean pocos, ello puede afectar a la seguridad y a la defensa nacional. Por esa razón es que durante este año hemos trabajado en un sistema de prevención de delitos que es inédito en las organizaciones públicas, para tener un mejor control y prevención de los recursos financieros que el Estado le entrega a Chile.

¿Cómo se dividen?  Primero, un canal de denuncia totalmente anónimo, que va más allá del que dispuso el ministro de Defensa a través de las denuncias por reserva de identidad. También estamos llevando adelante un programa integrado de gestión y control institucional. Y para ello, vamos a utilizar inteligencia artificial. Un tercer punto tiene que ver con la creación de una unidad de auditoría especial que va a depender de la Contraloría del Ejército. Además de un plan de reforzamiento conductual, a través de una cartilla, en la formación de los oficiales y de los suboficiales en la Escuela Militar y en la Escuela de Suboficiales.

¿Con esto se acaban las excusas y la discrecionalidad de algunas decisiones, como lo ocurrido en los pasajes?  Una de las tareas que estamos llevando a cabo es este sistema de prevención. Es que estamos revisando toda nuestra reglamentación. Estamos en el proceso de revisión de todas las cartillas y los manuales precisamente para hacerlos acordes con las leyes, porque van cambiando. Por ejemplo, el reglamento de pasajes y fletes está en proceso de cambio. Formado por el Presidente Piñera en el mes de abril de este año, fue entregado a toma de razón a la Contraloría General de la República. Por lo tanto, su modificación obviamente implica que el antiguo no estaba acorde con los tiempos.

En el año 2018, tras la primera investigación por fraude a la Ley Reservada del Cobre, el general Oviedo también sacó un libro, se anunciaron medidas y no solo han seguido sucediendo cosas, sino que el general Oviedo está procesado. ¿Estas medidas van a funcionar?  En su pregunta hay un grado de injusticia. Gran parte de los hechos que se están investigando son anteriores a las medidas. Las medidas del general Oviedo se tomaron básicamente en 2016, 2017 y 2018. Y todo eso está plenamente vigente. Una de las principales acciones fue que se contrató una auditoría externa para que revisara los procesos que tenían que ver con todo el tema de compra y de la Ley Reservada del Cobre. Por lo tanto, hoy estamos complementando y siendo más agresivos con el sistema de prevención de delitos. Creo que son complementarios. Estamos yendo un paso más allá. Es un gran esfuerzo que refleja el compromiso para salir de una situación y dar tranquilidad a todos los ciudadanos de que el Ejército está haciendo las cosas como deben hacerse.

ESCUCHAS TELEFÓNICAS

Uno de los últimos casos que enfrenta personal del Ejército es el de las escuchas telefónicas a exmilitares que denunciaron casos de corrupción y a un periodista. Incluso, se constituyó la comisión de Inteligencia de la Cámara. ¿Cómo toma esta investigación?  La Ley de Inteligencia, en lo que habla de las operaciones, establece la responsabilidad de los directores de Inteligencia en las operaciones, en la ejecución de cada una. Yo lo que he conversado con el director de Inteligencia de la época, con el actual, la información que se ha entregado en lo general a la comisión especial de Inteligencia, en las dependencias de la DINE, es que el Ejército le ha dado fiel cumplimiento a la ley. En este caso, cuando se han tenido que decretar medidas intrusivas, se ha hecho con pleno conocimiento del ministro de la Corte de Apelaciones designado, entregándole la información verídica y sin engaños. El Ejército cumple la ley y en cualquier caso, porque no me puedo referir a ningún caso específico, la institución les ha dado cumplimiento a esas disposiciones. Por lo tanto, esta estoda la información que puedo entregar.

Se informó al juez, cuando se pidió la escucha telefónica, que una de las personas era periodista, porque está amparada bajo el secreto profesional y son normas establecidas por ley.  No puedo referirme, porque es un tema amparado bajo el secreto de la Ley de Inteligencia.

 

Fuente : Diario El Mercurio 

Escrito el 2019-09-15 06:46:33